viernes, 19 de octubre de 2007

Gurús

El Diccionario de la Real Academia Española define la palabra gurú como la "persona a quien se considera maestro o guía espiritual, o a quien se le reconoce autoridad intelectual". Yo considero a Martin Christopher de la School of Management de la Cranfield University uno de los gurús mundiales de la logística.

Hace un par de semanas, en plena reflexión acerca del sentido de los planes de logística en las empresas, tuve el atrevimiento de escribirle un e-mail y pedir su opinión. Pensé que podría recabar algún consejo valioso para dirigir mis reflexiones futuras. Y también, por qué no decirlo, me hacia ilusión que me escribiera para darme su punto de vista. Pues hasta hoy. Y no le voy a criticar por ello. O a lo mejor un poco sí.

Parece que para ser un verdadero gurú hay que estar un poco (mejor un mucho) por encima del resto. Por supuesto que en lo profesional, pero parece que también en lo personal. Cuanto más inaccesible es algo o alguien tendemos a valorarlo más. Y no sé por qué. Pero es así. Y cuando conseguimos repetidamente aquello que tanto hemos perseguido tendemos a infravalorarlo.

Pues bien, penita me da que Martin Christopher no se haya dignado a responder a mi e-mail, pero a lo mejor así ha conseguido que lo siga considerando un gurú, y no pase a ser un medio coleguita de la profesión.

3 comentarios:

José Gómez dijo...

Hola Aurzelai,
Acabo de leer tu comentario en mi blog. Ya ves, como yo no soy gurú, sí que contesto.
Gracias por el enlace en tu blog (que tiene muy buena pinta) y mucho ánimo, casi todos los bloggeros hemos empezado pensando: ¿a quién demonios se le ocurre esto de escribir su vida en internet?
Un abrazo desde Zaragoza

Mikel dijo...

Entiendo lo del tema de los gurús, a mí también me pasó lo mismo con varios a los que me dirigí en temas de Marketing. Incluso con el profesor con el que estoy aquí en Atlanta. Y ahora el tio es de lo más majo y accesible. En su caso creo que el tema de los e-mails y las nueva stecnologías no le van mucho...

Supongo que como (casi) todo en la vida será una cuestión de equilibrio entre lo que doy y lo que recibo.

Ahora, como lea tu blog, entonces si que ya no te contesta :-)

Julen dijo...

En sentido contrario te comento la estupenda experiencia que hemos tenido David y yo con Howard Rheingold, un "gurú" auténtico en materia de comunidades virtuales. Ha sido escribirle y contestar a la primera.
También entiendo que hay una capacidad que necesariamente es limitada para atender correo electrónico.
En fin, Aitor, él se lo pierde ;-)